Jardines de la Rambla de Sants

El trazado histórico de las vías de tren y metro que atraviesan el barrio de Sants (Barcelona) ha supuesto durante el último siglo una herida en su tejido urbano. Con un ancho medio de 30 metros, el eje ferroviario dividía el barrio en dos partes aisladas.

La llegada del tren de Alta Velocidad (AVE) a Barcelona permitió iniciar un proceso de reconversión de esta infraestructura ferroviaria, planteando una ambiciosa operación de reconversión urbana, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los vecinos.

La integración de los puntos de luz se realiza de una manera cuidada, entre árboles, estableciendo un medido diálogo entre ambos protagonistas. Una combinación equilibrada por elementos de descanso a lo largo de todo el eje central, bancos NeoRomántico Liviano, y fuentes de agua potable modelo Caudal.





@